Este pasado mes de agosto se presentó la segunda edición de la norma de gestión de energía que anula y sustituye a la primera edición (ISO 50001:2011).

El sistema de gestión energética (SGEn) descrito en la norma está basado, como en la anterior edición, en el marco de trabajo de mejora continua Planificar-Hacer-Verificar-Actuar (PHVA), e incorpora la gestión de la energía a las prácticas organizacionales existentes.

Una de las principales novedades de esta edición ISO 50001:2018 es que aplica la Estructura de Alto Nivel (sus siglas en inglés: HLS), común para todas las normas ISO. Esto que significa, fundamentalmente, que el SGEn de una organización, bajo la nueva edición, debe tener en cuenta el contexto de la organización.

Fuente: AENOR

A continuación, vamos a explicar los cambios entre ISO 50001:2018 vs. ISO 50001:2011 en dos grandes grupos: aquellos inducidos por la HLS y los que son específicos a la gestión energética.

Cambios debidos a la adopción de la HLS

Se trata de una adopción de los requisitos de ISO para las normas de sistemas de gestión, que incluye una estructura de alto nivel, un núcleo de texto idéntico y términos y definiciones comunes

Todo ello con el objetivo de asegurar un alto nivel de compatibilidad con otras normas de sistemas de gestión. Esto hará que sea más fácil su integración con otras certificaciones de sistemas de gestión, como ISO 9001 e ISO 14001.

De esta forma, se establece una estructura de requisitos (apartado 4 y siguientes del texto de la norma) común a otras normas que se identifica en el propio índice.

Requisitos ISO 50001

Requisitos de la norma ISO50001:2018

Contexto de la organización – apartado 4

Dentro del primer requisito de contexto, destacamos que una organización debe determinar las cuestiones externas e internas además de identificar qué partes interesadas son relevantes para la eficiencia energética y el SGEn. Es decir; todo aquello que pueda afectar a su capacidad para alcanzar los resultados previstos de su SGEn.

Liderazgo – apartado 5

En esta edición, se da mayor énfasis al liderazgo y compromiso de la alta dirección, para lo que se establecen las siguientes exigencias:

  • Asegurar que se definen el campo de aplicación y los límites del SGEn;
  • Asegurar que se establecen la política energética, los objetivos y las metas energéticas, y de que son compatibles con la dirección estratégica de la organización;
  • Asegurar la integración de los requisitos del SGEn en los procesos de negocio de la organización;
  • Asegurar que se aprueban e implementan planes de acción;
  • Asegurar que se dispone de los recursos necesarios.

Planificación – apartado 6

Se exige que las empresas deben determinar y, en caso necesario, tomar medidas para abordar cualquier riesgo u oportunidad que pueda afectar (ya sea positiva o negativamente) la capacidad del SGEn para obtener los resultados previstos.

Todo este proceso de gestión de riesgos y oportunidades puede considerarse de carácter estratégico y complementario a los apartados siguientes, que son, en sí mismos, requisitos operativos para controlar y mejorar la eficiencia energética.

Apoyo y Operación – apartados 7 y 8

El requisito de la anterior edición de implementación y operación se reestructura ahora en dos nuevos requisitos tratados por separado, que son el propio de operación y el denominado de apoyo.

Dentro del requisito de apoyo, en un primer apartado se reubica la exigencia, como responsabilidad de la alta dirección, de garantizar los recursos necesarios para la consecución del SGEn.

En el segundo apartado se requiere que la organización determine la competencia necesaria de la(s) persona(s) que realiza(n) el trabajo bajo su control y que afecta a su eficiencia energética y al SGEn.

Algunas de las novedades en los requisitos relacionados con la operación del sistema son:

  • Explícitamente declara que se tendrá en cuenta el tiempo de vida operacional de instalaciones, equipos, etc., que puedan tener un impacto significativo en su desempeño energético, pero no requerirá un análisis o una gestión de su ciclo de vida.
  • Se exige explícitamente que se definan especificaciones (según proceda) para la adquisición de equipos y servicios, pero ahora también para la adquisición de energía.

Evaluación del desempeño – apartado 9

Como requisito adicional destacable se deben determinar los métodos de seguimiento, medición, análisis y evaluación.

Como elementos adicionales para tener en cuenta en la revisión de la energía por la dirección destaca la revisión de los cambios en los temas externos e internos y los riesgos y oportunidades asociados que son pertinentes para el SGEn.

Cambios específicos en la gestión de la energía

Alcance del SGEn

Se deja claro que no se excluirá ningún tipo de energía dentro del ámbito y los límites del SGEn. Las organizaciones, además, se asegurarán de que tienen la autoridad para controlar su eficiencia energética, el uso de la energía y el consumo de energía dentro del alcance y los límites.

Revisión energética

Definición de un proceso más normalizado de identificación de los usos significativos de energía (USEn). Para cada USEn se deberá:

  • Determinar las variables pertinentes;
  • Determinar el desempeño energético actual;
  • Identificar a las personas que influyen o afectan a los USE.
  • Estimar el uso de la energía y el consumo de energía futuros.

Indicadores de desempeño energético y línea de base energética

Cuando la organización disponga de datos que indiquen que las variables pertinentes afectan de forma significativa a la eficiencia energética, la organización normalizará el IDEn y la correspondiente LBEn para comparar los cambios en la eficiencia energética.

Planificación de la recopilación de datos sobre energía

Este término reemplaza al “plan de medición de energía ” de la edición 2011. Como novedad principal indicar que los datos sobre energía incluirán:

  • Las variables pertinentes relacionadas con las USEn;
  • Consumo de energía relacionado con las USEn y con la organización;
  • Características operativas relacionadas con las USEn;
  • Factores estáticos, si procede;
  • Datos especificados en los planes de acción.

Todos estos aspectos son tratados en profundidad, y mediante un método práctico, en los cursos online de Especialista en Sistemas Integrados de Gestión: Calidad, Medio Ambiente, Energía y PRL, Especialista en Gestión Energética y Sistemas de Gestión Energética: ISO 50001, que imparte el Instituto Superior del Medio Ambiente

Hay que tener en cuenta que la nueva estructura de la ISO50001 permite una mejor integración con las otras normas que ya la comparten, como son la ISO9001, ISO14001 e ISO45001.