Expedia Group revela información clave sobre las decisiones que tomarán los viajeros tras la pandemia, como las tendencias emergentes de búsqueda y reserva y las nuevas expectativas relativas al transporte y a las estancias.

tendencias turísticas

Los datos proceden de un estudio llamado “Lo que los viajeros buscan en 2021”, en el que participaron 16.000 personas de ocho mercados. Melissa Maher, vicepresidenta sénior de Marketing y de Industry Engagement en Expedia Group indica que “tras más de un año de confinamientos, hay una gran demanda acumulada, y se espera que los viajes repunten a mitad de año con las vacaciones de verano. A medida que el sector sigue recuperándose, es fundamental destacar en las plataformas donde los clientes buscan alojamiento y nuevas experiencias”.

Según el estudio de Expedia Group un 45% tiene pensado pasar unas vacaciones en la playa durante los próximos 18 meses, mientras que un 36% se decantará por una ciudad grande. Los pueblos pequeños son la opción que más atrae a un 33%. En la búsqueda de experiencia, preferentemente, al aire libre.

¿Cómo ha cambiado la experiencia de cliente a causa de la pandemia?

Con esa premisa se celebró un debate muy interesante en la pasada edición de Fiturtechy (2021). En el cual, Ester Zaballos,  coordinadora de Marketing Analítico de Paradores, intuye que los destinos que antes de la crisis jugaban en desventaja ahora tienen un papel fundamental, “El viajero ha pasado de querer visitar ciudades a, de repente, apostar por el mundo rural”.

José Serrano, CEO de IZO, considera que los viajeros buscan “experiencias y momentos diferentes en función del momento de su vida en el que estén”. Por eso hay que conocer a los clientes, aunque siempre hay macrotendencias. “Está claro que ahora mismo tenemos a un cliente temeroso por COVID e interesado por la sostenibilidad”. Una nueva encuesta realizada por Accenture a más de 9.650 personas en 19 países sugiere que la pandemia de la COVID-19 ha provocado un cambio en las prioridades de los viajeros. Las empresas de turismo tendrán que adaptar sus estrategias a un consumidor cuyas prioridades giran en torno “a la salud, la ética, el consumo local, la sostenibilidad y las herramientas digitales” en sus viajes, además de ser muy consciente de las medidas de “salud y seguridad”.

En resumen, queda en evidencia que el diseño de nuevas experiencias pasa por conocer al cliente y adaptarse a sus necesidades, expectativas, … que conviertan viaje en algo único e irrepetible. Un dato revelador, seis de cada diez jóvenes españoles renunciarían a visitar un destino si éste ejerce una notable degradación al medio ambiente, según un estudio realizado por la Universidad Autónoma de Barcelona con Iati Seguros. Y ocho de cada diez aseguran estar preocupados por el impacto medioambiental de sus viajes. La sostenibilidad es, por tanto, ya un elemento fundamental para toda empresa turística y uno de los ejes principales de la política turística española.

Conectar con los clientes ofreciendo actividades diversas en destino tiene como consecuencia directa que la estancia media o pernoctación suba, ya que el cliente desea estar mas tiempo en destino consumiendo experiencias y por ende realizando mas gastos. Por lo cual, la cadena de valor aumenta para todos.

Cabe decir que actuar a favor del diseño de experiencias favorece de forma positiva los procesos de diferenciación e innovación de productos y servicios, buscando conectar con las emociones, expectativas y necesidades de los nuestros clientes.

En 1998, los profesores Joseph Gine II y James Gilmore de la Universidad de Havard, publicaron un artículo “Bienvenido a la economía de la Experiencia” que aboga por que en la medida que se crean productos y/o servicios con mayor diferenciación a través de experiencias, los clientes valoran eso y están dispuestos a pagar mas. De estas ideas seminales, han trabajado grandes marcas como Apple, Starbucks, Ikea, etc. en la búsqueda de la experiencia-diferenciación.

experiencias turisticas

Tanto en cuanto, en palabras de Seth Godin (experto en marketing): “La gente no compra productos y servicios, sino historias, relaciones y magia“.  De igual forma, remarco otra frase de Godin: “No busques clientes para tus productos, encuentra productos para tus clientes”.

La naturaleza, el paisaje, la cultura rural, etc. ofrecen una infinidad de posibilidades para generar experiencias turísticas transformadoras de valor que han sido desaprovechadas, por ejemplo, en el turismo rural. No se busca que sea un espacio de autorrealización de aptitudes personales más que experiencias turísticas no inmersivas y generalistas.

Arturo Crosby, director de Destinos Verdes- Forum Natura, antes de todo lo traumático de la pandemia, venia advirtiendo que los turistas rurales se aburren; pasados 2 días de la emoción de estar en la naturaleza. No hay oferta de complementaria desde los alojamientos turísticos que conecten con el entorno. Crosby atribuye esto a una falta de imaginación y alergia al cambio.

Por ello, debemos reforzar las experiencias que inspiren cambios de estilo vida, que nos acerquen de una manera humanista a nuestros paisajes y su conservación conectando con las aspiraciones de los clientes.

Los baños de bosque (conocido como Shinrin-Yoku en Japón) y la Terapia de Bosque son formas de sumergir a los personas en la atmósfera del bosque para relajarse y disfrutar de los beneficios positivos para la salud y bienestar. Son posibilidades distintas que ofrece la naturaleza para construir una relación distinta, mas cercana con los clientes. En el alojamiento rural Cal Peguera (Cataluña) efectúan actividades de  baños de bosques a sus clientes para darles la oportunidad de tener un contacto directo con el entorno y relajar la mente de la forma más natural.

En el pueblo de Macael (Almería), ligado históricamente a la extracción del mármol, ha generado una marca territorial; en la cual el turista que viene conoce, vive y participa activamente de la vida del mármol. Por lo tanto, a través del mármol se crea un relato, actividades y experiencias inmersivas en donde el visitante conoce, aprende y se divierte de un mundo tan complejo y milenario.

Javier Talegón de LLobu Ecoturismo y Medio Ambiente, en la Sierra de la Culebra (Zamora), nos adentra en un viaje fascinante a la observación de lobos que nos ayudan a conectar con su importancia y de paso sumergirse en el enorme patrimonio cultural asociado al lobo en la sociedad rural del noroccidente zamorano.

Con objeto de ayudar a crear experiencias transformadoras y memorables arraigadas en el respeto al medio natural, desde el Instituto Superior del Medio Ambiente impartimos el curso Ecoturismo: Diseño y Comercialización de Productos. El cual, tiene especial atención al diseño de producto como una unidad didáctica, con el objetivo de dar unas pautas prácticas creativas para configurar soluciones atractivas y basadas en las necesidades de los clientes. También se incide en los aspectos de análisis de productos y comercialización así como en técnicas de comunicación y marketing a implantar dentro de la empresa para trasmitir los principales valores de la empresa y sus productos.

Si te interesa el sector del turismo sostenible, te invitamos a conocer el área temática formativa del ISM Turismo y Educación Ambiental.

Te esperamos.

Nuevas tendencias turísticas para reconectar a las personas con la naturaleza, 5.0 out of 5 based on 1 rating