Empezamos 2015 con una nueva lista europea de residuos, aprobada por Decisión de la Comisión, de 18 de diciembre de 2014, por la que se modifica la Decisión 2000/532/CE, sobre la lista de residuos, de conformidad con la Directiva 2008/98/CE del Parlamento Europeo y del Consejo y nuevos criterios sobre las características de los residuos que permiten calificarlos de peligrosos, aprobados por Reglamento (UE) nº 1357/2014 de la Comisión, de 18 de diciembre de 2014, por el que se sustituye el anexo III de la Directiva 2008/98/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, sobre los residuos y por la que se derogan determinadas Directivas.

La actualización normativa aproxima los criterios de clasificación y la terminología utilizada para residuos peligrosos con los establecidos para sustancias y mezclas en el Reglamento (CE) nº 1272/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 16 de diciembre de 2008, sobre clasificación, etiquetado y envasado (CLP) de sustancias y mezclas, y por el que se modifican y derogan las Directivas 67/548/CEE y 1999/45/CE y se modifica el Reglamento (CE) nº 1907/2006 (REACH). Esta unificación contribuye a conciliar requisitos legales que no siempre es fácil satisfacer por actividades industriales en cuyas instalaciones y procesos se emplean elementos químicos y compuestos que presentan riesgos a lo largo de su ciclo de vida.

Si bien es cierto que en el día a día muchas empresas dejan la clasificación como peligroso a la presencia de un asterisco en junto al código del residuo en la lista europea, la optimización de la gestión y costes asociados requiere de un enfoque más preciso, determinando la presencia de sustancias y características que permitan realmente asignar el residuo a un epígrafe concreto.

Imagen http://www.dep.wv.gov/

Aunque la lista de residuos es vinculante para la determinación de los residuos que han de considerarse peligrosos, necesitamos contrastar las características del resultado concreto de nuestra actividad para decidir si contiene sustancias o reúne características que realmente me permitan incluirlo (o excluirlo) en el epígrafe correspondiente a peligroso.

Adicionalmente, el diseño de instalaciones, la seguridad industrial, los planes de manejo y otros elementos de gestión en empresas con materias primas, productos finales o residuos peligrosos requiere de un conocimiento adecuado de esas características que condicionan cómo deben hacerse las cosas para evitar riesgos y cumplir las obligaciones legales.

Así una mayor aproximación en las clasificaciones aplicables a una sustancia y a los residuos que genera permite una mayor seguridad para los agentes implicados en el manejo y facilita las actividades relacionadas con la misma, desde un mayor conocimiento en el origen de aquello con lo que alimentamos nuestros procesos y puede salir de los mismos como residuo.

Esperemos que los avances en el conocimiento técnico y científico, así como su traslado a la legislación aplicable permitan una mayor convergencia de estos requisitos legales que afectan simultáneamente a un gran número de actividades económicas.

Por cierto, la Decisión sobre la nueva lista europea de residuos es vinculante y no requiere de transposición, entrando en vigor el 19 de enero de 2015 y siendo aplicable a partir del primer día del mes de junio de 2015.

Para una mayor profundización en las novedades legislativas en el sector ambiental el ISM organiza el curso online Legislación Ambiental. Para una visión integral de la gestión de todo tipo de residuos se imparte, también en modalidad online el programa: Especialista en Gestión de Residuos, que profundiza en la gestión de residuos urbanos, industriales, contaminación de aguas y suelos, y la labor del consejero de seguridad mercancías peligrosas (ADR)

Una de residuos peligrosos y CLP, 5.0 out of 5 based on 1 rating