Entre la niebla y las olas del Cantábrico se alzan los Picos de Europa, el primer Parque Nacional creado en España. Un paisaje protegido, modelado por los pastores y sus rebaños. Paradigma de lo que ocurre en otras montañas, los pocos pastores que aún habitan las majadas, se sienten una especie en peligro de extinción.
En un momento crepuscular de esta cultura milenaria, se experimenta con escuelas de pastores y queserías compatibles con el entorno. Un intento de preservar el relevo generacional, el paisaje y su biodiversidad, las razas autóctonas, y unas prácticas del manejo del ganado asociadas a un queso único, el “Gamonéu del Puerto”.

Pastores de la niebla, 3.9 out of 5 based on 7 ratings