Capítulo 4 de la serie “Mira tú por dónde…” de producción propia del CENEAM, dirigida sobre todo a escolares.

Esta vez nos hablan de cómo podemos aprovechar los restos vegetales de la cocina para producir un abono ecológico de calidad, con la ayuda de las lombrices. Nos servirá para abonar nuestras plantas y conseguiremos a la vez reducir residuos orgánicos propios. Para ello nos explicarán cómo construir un sencillo “vermicompostador” de forma casera, con tres cubos de plástico.

Si quieres saber más sobre técnicas agroecológicas, te recomendamos los cursos Iniciación a la Agroecología. Diseño y Manejo de Huertos Urbanos y Agricultura Ecológica