Avanzar hacia una nueva Política no sólo Agraria, sino también Alimentaria y Territorial común que cumpla con los requisitos de ser justa y equitativa con las personas que producen alimentos, que nos provea de una alimentación saludable, que sea respetuosa con la naturaleza y responsable globalmente es el objetivo del Atlas de la PAC que representantes de la coalición Por Otra PAC presentearon ayer Toledo, dentro del CONAMA Local organizado por la Fundación CONAMA.

El documento es un estudio exhaustivo sobre la actual PAC y su relación con distintos temas como el clima, el uso de fitosanitarios, la salud, la biodiversidad, entre otros. Entre las soluciones que expone para alcanzar los requisitos expuestos hay muchas que tienen que ver con la vuelta a los usos agrarios tradicionales, la potenciación de los ecosistemas agrarios de gran valor como dehesas o viñedos tradicionales, potenciar el producto de temporada y volver a los cultivos de secano, en fin, una vuelta a usos que se han ido abandonando por el afán por producciones agrarias cada vez mayores.

Entre los datos más significativos, el documento pone de manifiesto como la actual PAC, según ha señalado Pilar Galindo, de la Sociedad Española de Agricultura Ecológica, “ha fomentado una agro-ganadería contaminante e industrializada que margina sistemas agroalimentarios ecológicos y a la que hay que darle la vuelta” en la próxima reforma de esta política.

A su juicio, esta la PAC no incorpora los objetivos de desarrollo sostenible y no fomenta la producción ecológica que ha aumentado, aunque no ha sido por las subvenciones europeas. Además, a su juicio, “agranda las diferencias sociales y fomenta los agroquímicos e ignora el cambio climático”.

Para ello propone adoptar la Agroecología como sistema de modelo alimentario por parte de la PAC ya que permite la verdadera sostenibilidad ecológica, social, climática y económica.

Por ello, el documento pide que la nueva PAC destine el 40% de los fondos del primer pilar (pagos directos) para eco-esquemas y el 30% del segundo pilar (PDR) para agroambiente y clima.

Galindo también ha pedido una implicación de los consumidores ya que España es el país con más superficie ecológica de la UE pero el consumo interior sigue siendo minoritario.

Alimentación sostenible

Este capítulo tiene mucho que ven con la necesidad de que la alimentación europea sea sostenible, lo que implica también un cambio en la PAC. Así Gisella Olivares, de Mensa Cívica, que ha dirigido el capítulo de Alimentación Sostenible dentro del Atlas, ha puesto de manifiesto la necesidad de que “que lo alimentos vengan de alimentos agrícolas biodiversos basados en el suelo que permita producciones más equilibradas; fomentar el uso de variedades locales; recuperar técnicas agrícolas tradicionales”, una agricultura exenta de tóxicos, que no permite el uso de tecnologías que amenacen la biodiversidad, como los transgénicos.

En definitiva una PAC que apuesto por los alimentos de proximidad, temporada y con baja huella ambiental. Esto supone, por ejemplo, el apoyo a la producción de alimentos de ecosistemas frágiles como Red Natura o agricultura de montaña y España está aportando las mayores superficies útiles de la UE para este tipo de producciones; además de incorporar consumo responsable en la PAC y acciones de sostenibilidad.

Presentación del Atlas. seo.org

Sistemas de Alto Valor Natural

En el mismo sentido, Blanca Casares, de Trashumancia y Naturaleza, ha señalado que España tiene un porcentaje muy importante de Sistema de Alto Valor Natural como las dehesas, la viticultura de montaña, los sistemas de trashumancia.  “España es de los países con mayor superficie de este tipo de sistemas, son modelo de producción en los que los aspectos sociales, económicos y forestales, van de la mano”, ha señalado. Y estos sistemas son claves para producir alimentación de calidad y preservar la biodiversidad

Estos sistemas, genuinos de cada zona, “los más valiosos de Europa para frenar pérdida de biodiversidad y paisaje, con producción agraria de calidad”, necesitan preservación y una gestión activa. “Pedimos apoyarlo con políticas públicas”, ha señalado.

Ayudar a disminuir el consumo de agua

Por último, el documento hace una reflexión muy importante sobre el uso del agua y el regadío. Así Ricardo Aliod, de la Fundación Nueva Cultura del Agua, ha puesto de manifiesto el fuerte impacto de la agricultura en las aguas subterráneas y superficiales especialmente en los países mediterráneos como España.  “Somos el país de la UE que más regadío tiene, con 3,7 millones de hectáreas”.

En los últimos años, está creciendo el regadío y se está abandonando el secano y, aunque se ha modernizado una parte importante de los sistemas de riego y la mayoría son por goteo y aspersión, esto no ha supuesto un menor consumo ya que este ahorro de agua se ha utilizado en aumentar hectáreas de riego o poner cultivos con mayores necesidades hídricas.

Por ello, considera que la PAC debe orientarse a reducir el consumo de agua y evitar la contaminación. Para ello proponer evitar subvenciones perversas como pagos históricos de la PAC a miles de hectáreas de alfalfa y maíz para consumo animal, que son los cultivos que más agua demanda y se producen en zonas áridas, con bajo valor en el mercado y que se sostienen por una subvención directa de la PAC.

También considera que se debe priorizar las ayudas de la PAC a los secanos para que tengan supervivencia estos cultivos, que son mayoritarios es España, y no se abandonen por la baja productividad y bajas ayudas; y estudiar la posibilidad de que los cultivo leñosos de zonas críticas puedan tener regadíos de apoyo.

En el caso de los regadíos de interior, cree que será deseable una propuesta para estimular el cambio de cultivos a otros con menor consumo de agua, por ejemplo, pasar de alfalfa a leguminosas, reducir pagos directo a los cultivos que más agua consumen y primar el paso a cultivos de regado de menor consumo.

Respecto a las zonas de regadío intensivo, como pueden ser las del Levante, que tiene mucha productividad,  y un fuerte impacto social y ambiental, propone la recuperación integra de todo los costes, incluidos lo ambientales; cambiar a otros cultivos que requieren menos demanda de agua; y creación de etiquetas sobre la sostenibilidad de los cultivos para que el consumidor sepa cuál es el origen.

El Atlas de la PAC señala hasta 19 temas de interés que van desde el clima al uso de fitosanitarios, o la propiedad de la tierra, además de los que se han expuesto en Toledo.

Atlas de la PAC

Formato: pdf - Tamaño: 10,29 MB

Fuentes: El Diario, Europa Press.

Etiquetas: , , ,