El reciclaje y el ahorro de energía y agua son algunos de los hábitos más frecuentes que practican los ciudadanos para contribuir al consumo responsable según se desprende del estudio ‘Consumo Responsable y Desarrollo Sostenible‘, elaborado por Eroski y el Club de Excelencia en Sostenibilidad con la colaboración de IPSOS España y el apoyo del Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

Así, un 55 por ciento de los consumidores consideran que reciclar residuos es una forma eficaz de contribuir al consumo responsable para el desarrollo sostenible mientras que un un 39,5 por ciento afirma que reducir el ahorro de luz y de agua también es una medida que ayuda a la sostenibilidad, según informa Eroski.

En menor grado, hacen alusión al ahorro de calefacción y aire acondicionado (27 por ciento), el uso de transporte público o no utilizar el coche (17 por ciento) y la reducción del uso de los electrodomésticos (12 por ciento).

El estudio también subraya que, a juicio de los consuimidores, los responsables de informar sobre desarrollo sostenible les corresponde principalmente a la administración pública (77 por ciento), la educación universitaria (24 por ciento), los medios de comunicación (23 por ciento) y, en menor medida, al tercer sector (21 por ciento) y a la empresa privada (18 por ciento).

Además, el documento revela la evidente preocupación por la crisis económica (30 por ciento) seguida de la pobreza y las desigualdades sociales (25 por ciento), mientras que los problemas que afectan al medio ambiente quedan relegados al final (8 por ciento) como cuestiones menos urgentes.

El consumo responsable es un término que cada vez utilizan más los ciudadanos. Imagen: http://dfwholisticfamilies.com

Consumo Responsable

Por otro lado, el informe afirma que las expresión “consumo responsable” es utilizada por el 66 por ciento de los encuestados para hablar de la compra, la administración del hogar, el gasto de energía o agua, el transporte y el ahorro mientras que el 36 por ciento utiliza “desarrollo sostenible” para hablar de medio ambiente o fuentes de energía, desarrollo económico y empleo.

En este sentido, el estudio refleja que los comportamientos que orientan el consumo responsable están relacionados sobre todo con hábitos que rigen lo cotidiano como comprar lo necesario (44 por ciento) y a factores relacionados con el hogar y la economía doméstica como los servicios y la eficiencia de los electrodomésticos (30 por ciento).

En concreto, el 14 por ciento procura elegir productos ecológicos en alimentación (pese a que son más caros) y un 26 por ciento procura que la ropa y complementos sean producidos en países que respeten los derechos humanos. Por contra, sólo el 10 por ciento recuerda y tiene en cuenta los proyectos sociales que realizan las empresas, según informa la Eroski.

Por ello, la directora de Marketing Cliente-Marca de Eroski, Leire Barañano, ha explicado que “es necesario adoptar por parte de las empresas pautas de comportamiento socialmente responsables” ya que “aunque el consumidor no premia a corto plazo a las empresas comprometidas sí castiga a aquellas empresas que no lo asumen y practican”.

Por su parte, el presidente del Grupo Eroski, Agustín Marcaide, ha señalado que “las empresas deben asumir su papel en el desarrollo sostenible integrándolo dentro de las estrategias y objetivos para comunicar a los consumidores su actuación y aportarle información que les permita elegir un consumo más sostenible”.

Informe : ‘Consumo Responsable y Desarrollo Sostenible. Tendencias 2012.

Fuente: http://www.europapress.es/

Etiquetas: , , , , , , , , ,