El 30 de Mayo de 2018 se publicaron las nuevas directivas europeas de residuos, que suponen para los países comunitarios una mayor exigencia y el establecimiento de una serie de objetivos vinculantes en lo que se refiere al reciclaje y reutilización de residuos. Así, los Estados miembros tendrán que cumplir:

  • Objetivos para la reutilización y reciclaje de los residuos municipales: antes de 2025 el 55%, antes de 2030 el 60%, antes de 2035 el 65%.
  • Antes del 1 de enero de 2025 debe implantarse en todo el territorio la recogida selectiva de textiles y de residuos peligrosos de los hogares.
  • Antes del 31 de diciembre de 2023, debe establecerse la recogida selectiva de los residuos orgánicos o su reciclaje en origen (por ejemplo, en compostaje doméstico y/o comunitario).

Fuente: Pixabay

Por todo lo anterior, surge la necesidad desde las administraciones locales de analizar detalladamente las estrategias para mejorar la reutilización y reciclaje de los residuos domésticos hasta alcanzar los objetivos marcados por la normativa vigente. Solamente con observar la composición media de una bolsa de basura doméstica, se puede llegar a la conclusión de que el mayor margen de mejora está en la fracción mayoritaria que es la materia orgánica, y esta fracción en España no se recogía de manera selectiva (a excepción de Cataluña, País vasco y algunos municipios que tienen implantada la orgánica en selectiva desde hace varias décadas).

Es por ello que las administraciones locales, a partir del año 2016 comenzaron a fomentar la recogida selectiva en origen de la fracción orgánica, y por tanto la implantación de lo que cotidianamente llamamos 5ª contenedor o contenedor marrón, con los objetivos de:

    • Reducción de impactos ambientales.
    • Eficiencia en la gestión de residuos.
    • Cumplimiento de los requisitos normativos.

    ¿En qué situación estamos?

    Si hablamos de la situación actual en España, cabe diferenciar entre:

    Municipios que tienen implantada desde hace años la recogida selectiva de la materia orgánica:

    • Presentan una tasa de reciclaje entre el 12-18% del total de los residuos domésticos, lo que se traduce en una reducción de la fracción resto y por lo tanto de la eliminación en vertedero; lo cual les permitirá cumplir el objetivo marcado por la normativa vigente al respecto.
    • La cantidad recogida varía según el sistema de recogida implantado. El sistema que más fracción orgánica recoge es el Puerta a Puerta (PaP), seguido del sistema en Áreas de Aportación (AP) y en Aceras (AA) que presentan datos similares.
    • En relación a la calidad, que está inversamente relacionado con la cantidad de impropios que contienen la fracción orgánica seleccionada, una vez más el sistema PaP lleva el liderazgo con una media de tan sólo un 5% de impropios; sin embargo el sistema AP alcanza un 10% de impropios, mientras que el sistema AA se va hasta el 15% aproximadamente.

    Municipio que están comenzando con la implantación de la fracción orgánica en selectiva.

      • Podemos tomar como ejemplo el municipio de Madrid, que comenzaron con un proyecto piloto en 17 ámbitos del término municipal  en noviembre de 2017 (255.000hab. y 50 grandes generadores), y un año después se extiende la recogida a 12 distritos completos con un plan de implantación entre Octubre-Diciembre 2018.
      • A pesar del enorme esfuerzo técnico y económico realizado por el Ayuntamiento de Madrid con la implantación en la primera fase (Noviembre 2017) con 1600 contenedores, y el desarrollo de una campaña intensiva de información y concienciación ciudadana (www.aciertaconlaorganica.es), de los conserjes de las comunidades vecinales y de los mercados de alimentación, los datos todavía no son los esperados. Por un lado la cantidad recogida ronda el 12% del total de residuos domésticos, datos que no están nada mal entendiendo que se encuentra en fase inicial; el problema está en la baja calidad, ya que el % de impropios puede llegar a superar el 50%.
      • Si bien es cierto, que estos municipios que acaban de implantar la orgánica en selectiva tienen mucho camino por recorrer, mucho margen de mejora, y han comenzado con buen pie.

      Esquema del proceso de gestión de la fracción orgánica en el municipio de Madrid. Fuente: www.aciertaconlaorganica.es

      ¿Cuál es la principal problemática de la materia orgánica en selectiva?

      Como hemos comentado con anterioridad, la separación de la materia orgánica en algunas zonas de España está muy avanzada como es el caso de Cataluña y País vasco; pero la mayoría de municipios españoles se encuentra en una fase inicial, donde algunos están en proceso de implantación y el resto la deberán incorporar en un plazo máximo de 2 años.

      Pero la problemática no está en la implantación del 5º contenedor o contenedor marrón, sino los siguientes factores:

      • En la actualidad, de carácter general en España, no existe infraestructura de instalaciones de tratamiento suficientes para procesar el volumen de generación de materia orgánica que se pretende recoger selectivamente. Es por ello que las administraciones locales deben “ponerse las pilas” sin demora, en la promoción de dicha infraestructura. Por ejemplo, en el caso de la Comunidad de Madrid, lanzó en Marzo de 2018 la nueva Estrategia Sostenible de los Residuos de la Comunidad de Madrid 2017-2024 con 3 pilares fundamentales: construcción de nuevas instalaciones de tratamiento, subvención de los costes de recogida de los residuos para pequeños municipios, y recomendar plantas que no promuevan la incineración.
      • Por lo general, la calidad de la fracción orgánica es baja debido al elevado % de impropios, lo cual no permite en muchas ocasiones que el residuos sea tratado directamente, sino que debe ser sometido a una triaje previo lo cual incrementa exponencialmente el coste de tratamiento. En el caso del proceso de compostaje, al realizarse sobre una fracción orgánica en selectiva en resultado debería de ser compost, pero la realidad es que el calidad es tan insuficiente que el resultado es material bioestabilizado, con las restricciones de utilización que ello conlleva.

      ¿Cuáles son las conclusiones que saco de todo esto?

        • La separación de la orgánica en selectiva permitirá a los municipios incrementar muy significativamente la tasa de reciclaje, y poder alcanzar los objetivos marcados por la normativa vigente.
        • Una buena labor inicial de concienciación ciudadana permitirá mejorar la calidad de la materia orgánica segregada, y con ello facilitar su tratamiento directo.
        • Es urgente que las administraciones locales comiencen a promover la construcción de instalaciones de tratamiento que permitan procesar la totalidad de las toneladas de materia orgánica segregadas.

        Jonatan es docente del curso Valorización de Residuos que impartimos en el ISM, así que si quieres adquirir más conocimiento sobre el mundo de la gestión de residuos o especializarte en un sector en continuo crecimiento tanto desde el punto de vista técnico como de su mercado laboral, te invitamos a participar en el curso Valorización de residuos

        La orgánica en selectiva: motor de la economía circular de los residuos, 5.0 out of 5 based on 1 rating