Y es normal. Entre exámenes, clases, tutorías, prácticas, vida social, deporte… ¿Quién tiene tiempo para asistir a jornadas o congresos? Generalmente, cuando nos solemos enterar de algún acontecimiento de estos, o falta muy poco para que se produzca y no nos podemos organizar o lo dejamos para la siguiente vez. O, directamente, no nos enteramos; nos llega tanta información de todas partes, que no siempre es sencillo encontrar lo que uno quiere. Por no hablar del “no, sí, si interesante me parece, pero es que ir sola… ¿Tú vas? Porque si va alguien más, yo voy”.

Sin embargo, este tipo de actividades son no solo importantes para la vida académica (se organizan debates, se exponen nuevas técnicas o teorías, se informa de novedades) sino que también es importante para nuestra vida profesional. Las relaciones que se establecen en estos ambientes distendidos nos permiten interactuar de tú a tú con profesionales del sector, con gente que sabe mucho y con los que no sabemos casi nada. Pero todos salimos enriquecidos (y con un buen taco de tarjetas) del intercambio de opiniones, del escuchar y del participar, del vivir y repetir las anécdotas que pasan en las ponencias (como aquel que se cayó de la silla en plena presentación). Nunca se sabe si de una reunión informal puede salir una oportunidad de trabajo, de colaboración o algo que nos permita introducir, tímidamente, un primer pie en el sector.

Conama 2010

Claro que para poder estar abierto a esto no solo hay que asistir a los congresos (por ejemplo, en el último CONAMA 10, celebrado en noviembre de 2010, de los más de 10.000 asistentes, solo unos 1.700 fueron estudiantes. A pesar de los descuentos que había y de los grupos que se organizaron desde diferentes entidades para asistir gratuitamente), sino que hay que dejar un poco atrás la timidez y lanzarse a hacer preguntas y a hablar con público y ponentes. Si vamos con nuestro grupo de amigos y no salimos de ahí, difícilmente consigamos intercambiar nada con el resto de asistentes.

Así que, la próxima oportunidad que tengáis, ¡no lo dudéis! No solo puede ser muy fructífero sino que, además, puede llegar a ser muy divertido. Este fin de semana, sin ir más lejos, se celebra la II Semana de la Sostenbilidad en Rivas. Y si no podéis ir a esa, revisad la agenda de esta comunidad, que seguro que hay algo que encaja con vuestros gustos, intereses y disponibilidad de tiempo.

Gracias a Roberto Ruiz Robles por los datos de participación de CONAMA10.

No tengo tiempo para eso, 5.0 out of 5 based on 4 ratings