Si no recuerdo mal en la carrera (véase la bio que han publicado sobre mí a la derecha de la pantalla) me dijeron que hábitat es ese espacio físico en dónde se reúnen las condiciones óptimas para que una especie pueda desarrollar con éxito su ciclo vital, en tanto en cuanto puede localizar en él los recursos necesarios para alimentarse, reproducirse, cobijarse etc.. etc. Años después me enteré que Hábitat también era una inmobiliaria, una tienda de muebles de diseño y una discoteca.

Pero esas son otras historias. A lo que iba, que en su momento me llamó la atención eso del hábitat, y el concepto se me quedó aparcado ahí en el subconsciente, en espera de poder usarlo algún día para alguna cosa que me resultara interesante. ¡Y mira por dónde, hoy voy a rescatarlo para hablar de eventos sostenibles!. Vamos a ver, imaginemos que somos algún animal de esos delicadillos con las condiciones del hábitat, por ejemplo un Lince Ibérico. Que no hay conejos, pues no podemos comer; que no hay vegetación suficiente, pues no podemos mimetizarnos; que una carretera atraviesa nuestro territorio, pues nos atropellan. Y así vamos sumando y sumando deméritos hasta que un buen día no podemos vivir como dios manda y empezamos a extinguirnos hasta que, si nadie lo remedia, desaparecemos. Pues con los eventos sostenibles pasa exactamente lo mismo. Bueno, con la sostenibilidad aplicada a eventos, tal como explicamos en el post anterior).

Para que podamos tener una sociedad más inteligente y en la que los eventos sostenibles puedan ser algo habitual y común, se tienen que dar una serie “condiciones óptimas” en las que los eventos sostenibles se puedan desarrollar y extender en diversos ámbitos (música, ocio, eventos deportivos, campañas electorales, sector MICE, etc…), y si esas condiciones no se dan ocurrirá lo inevitable, es decir, que el hábitat de los eventos sostenibles será muy escaso, y la sostenibilidad aplicada a los eventos no pasará nunca de ser una corriente de pensamiento residual dentro del mundillo de los organizadores de eventos.

Esas condiciones óptimas del hábitat ideal para el desarrollo de eventos más sostenibles pasan por:

1) PÚBLICO CONCIENCIADO. Tener un público que asiste a eventos más concienciado y responsable, que premie y valore (no ya que exija) a aquellas iniciativas organizadoras de eventos que apuesten por la sostenibilidad como un factor más a tener en cuenta.

2) PROMOTORES DE EVENTOS CON ADN SOSTENIBLE. Relacionado con lo anterior, los promotores de eventos, ya sean públicos o privados, han de tener incrustado en su ADN emprendedor que la responsabilidad social y la sostenibilidad son factores que no se escogen, es decir, que todo lo que se organiza tiene que seguir unos parámetros mínimos de sostenibilidad que no se puede eludir.

3) ORGANIZADORES DE EVENTOS CAPACES. Seguimos tirando de arriba hacia abajo, y vamos ahora con los productores de los eventos. Las agencias, las OPC, los event planners (llamadlos como queráis), son una de las piezas clave del hábitat de los eventos sostenibles, porque ellos son los que tienen que activar a toda la cadena de suministro de los eventos para que se pongan a trabajar de manera sostenible. Si los organizadores de los eventos, es decir, los que “montan los eventos físicamente” no conocen, no saben o no entienden qué es esto de la sostenibilidad bien aplicada, pues no habrá garantías de que los eventos que organicen sean realmente sostenibles.

4) PROVEEDORES PREPARADOS. A veces la intención de ser más sostenible que tiene un organizador se choca de bruces con unos proveedores que no se han planteado la sostenibilidad como estrategia de gestión de eventos y que además suelen ser poco propensos a cambiar esta postura. Sin embargo, otras veces ocurre más bien lo contrario, y son los proveedores los que tienen una actitud sostenible e incluso han desarrollado productos y servicios más sostenibles y que no encuentran el nicho de mercado para desarrollarlos.

5) DISPONIBILIDAD DE PRODUCTOS Y SERVICIOS SOSTENIBLES PARA EVENTOS. De igual manera que el Lince Ibérico necesita que haya conejos para nutrirse, en el mercado tiene que haber productos y soluciones más sostenibles para los eventos… y a un precio competitivo, pues está demostrado que si los productos más sostenibles son más caros que los productos tradicionales, esto puede suponer un freno al desarrollo de la sostenibilidad en los eventos, y fomentan el círculo vicioso de “los eventos sostenibles son más caros”.

Palacio de Congresos de Valencia http://www.ison21.es/

6) DISPONIBILIDAD DE EMPLAZAMIENTOS PARA EVENTOS SOSTENIBLES (VENUES). Uno de los requerimientos para un buen hábitat son las posibilidades de encontrar un espacio físico en el que refugiarse o residir, y empleando este símil, para los eventos serían las ubicaciones, emplazamientos o sedes (venues). Y es que no es lo mismo hacer un evento sostenible en un venue que no está preparado para ello que en otro que sí.

Por ejemplo, en Valencia tenemos un palacio de congresos con el techo cubierto de placas solares, lo que posibilita una reducción drástica de la huella de carbono del evento. Otro ejemplo bueno es el Palacio de Congresos de Navarra “Baluarte”, que recientemente ha recibido la certificación BioSphere de sostenibilidad. También podemos hablar del centro internacional de convenciones de Barcelona (CCIB), que cuenta con un buen programa de gestión responsable. El contar con estos espacios con ADN sostenible (por cierto, me gusta la frase “tener ADN sostenible”, la emplearé más a menudo) sin duda constituye un gran factor de mejora del hábitat de los eventos sostenibles dentro del “ecosistema eventos”.

7) DEBATE SECTORIAL. En el sector de eventos operan varios medios de comunicación, bloggers, usuarios de redes sociales y otros “influencers” que pueden ayudar con su actividad a generar un debate constructivo para mejorar el hábitat de los eventos sostenibles.

8 ) TEJIDO ASOCIATIVO COMPROMETIDO CON EL FOMENTO DE LA SOSTENIBILIDAD. Las diferentes empresas y profesionales que operan en el sector de eventos se asocian en entidades sin ánimo de lucro con intereses comunes en torno al sector de eventos. Convention Bureaux, Asociaciones de OPC’s, de Event Planners, etc, tienen un gran poder para fomentar la aplicación de la sostenibilidad en el sector de eventos, e incluso de promover la toma de acción.

9) INFORMACIÓN TRANSFORMADA EN CONOCIMIENTO. Lo hemos dejado para el final pero quizá este sea uno de esos factores más determinantes para tener un hábitat de eventos sostenibles extenso y de calidad. Una cosa es información y otra muy distinta conocimiento. En el hábitat de los eventos sostenibles tiene que haber información sobre la cómo poner en marcha estrategias de sostenibilidad en eventos, y además esta información tiene que fluir de manera ágil y libre entre todos los miembros de la comunidad de eventos (como hace Ephymera con su blog), pero es que además, esta información tiene que ser asimilada por todos los integrantes de la comunidad de eventos, para que pueda ser empleada como conocimiento que se pueda materializar en los eventos que se organicen.

La información debe generar conocimiento y el conocimiento se debe de llevar a la práctica. Seguramente podríamos pensar en otros factores óptimos que deben de confluir para que podamos tener eventos más sostenibles, pero considero que estos 9 son claves en el momento que vive el sector en la actualidad, y de igual manera que los técnicos en conservación de especies pueden aumentar las poblaciones ibéricas de Lince mediante el cuidado y la mejora del hábitat de esta especie, los diferentes técnicos que trabajamos en el sector de eventos podemos propiciar el hábitat de los eventos sostenibles. Sólo así conseguiremos en que esta tendencia se consolide y se expanda de manera natural.

Alberto Gómez colabora con el Instituto Superior del Medio Ambiente como docente de los cursos Gestión de Eventos Sostenibles con ISO 20121: 2012