“Retorna propone, siguiendo directrices europeas en materia de recuperacion de residuos, un sistema moderno de depósito para envases de bebidas, similar al que ha existido hasta hace unos años cuando devolvíamos el casco. Este sistema alcanza unos índices de recuperacion del 98% mediante la reutilización de los envases y un reciclaje de altísima calidad que transforma residuos en materia prima, y limpia ciudades, playas y campos de residuos. En todos los países donde se ha implantado es un éxito: éxito económico porque dejamos de despilfarrar recursos; éxito social porque crea miles de puestos de trabajo verdes remunerados por el alto valor los materiales recuperados. Y éxito ambiental, porque todo lo que gestiona deja de ir al medio ambiente, a las incineradoras y vertederos, y porque reduce la necesidad de extracción de materia prima.”

Con esta declaración de intenciones nos recibe Retorna en su web.

Pero, ¿qué es Retorna?

Es una asociación sin ánimo de lucro que busca la reducción de residuos, priorizando la prevención, la reutilización y el reciclaje. Este sistema está apoyado por agentes sociales, ONGs, el Gremi de la Recuperació de Catalunya, administraciones públicas y particulares que buscan un entorno más limpio. En primera instancia, este objetivo global se materializa en la gestión responsable de residuos a través de un Sistema de Depósito, Devolución y Retorno (SDDR) de envases de bebidas.

El SDDR no es otra cosa que asignar un valor económico al envase (depósito) que es abonado a la hora de la compra del producto, y devuelto cuando éste es desechado en los contenedores habilitados a tal efecto.

En la práctica, si el sistema termina de implantarse, como ya existe en otros países, consistirá en una especie de expendedores de bebidas, donde los que aportemos el envase seremos los usuarios.

Son una suerte de cajeros automáticos con una abertura en la cual introducimos el envase. En estas primeras instancias, son solo válidos para envases de cristal, plástico y latas, que son separados por la misma máquina, de manera que en tres compartimentos diferentes tendremos los distintos materiales. Una vez introducido el envase, se nos entregará un ticket con el importe abonado en el momento de la compra del producto.

Dispositivo colocado en la II Semana de la Sostenibilidad de Rivas-Vaciamadrid

Se espera que el reciclaje de envases ligeros mediante este sistema aumente notablemente, dado que el envase deja de ser un residuo para convertirse en materia prima. Este sistema ya lleva en funcionamiento en otros países, como Alemania, Islandia o algunas regiones de Estados Unidos, donde se lo considera un éxito, alcanzando incluso valores de 98% de recuperación.

Entre las ventajas más destacadas se encuentran el ahorro municipal (asociado a la disminución de envases en vertederos), menores emisiones de CO2 debido al transporte de los mismos, menos basura en las calles. Indirectamente, también se contribuye a la concienciación ciudadana, dado que el envase será depositado de manera eficiente gracias a la devolución del importe del mismo.

En su presentación en el marco de la II Semana de la Sostenibilidad de Rivas-Vaciamadrid ,los responsables nos explicaron que la separación se produce mediante peso en el caso del vidrio y por lectura del código de barras en caso del plástico y latas (las botellas de plástico no siempre llevan la etiqueta, pero las latas de refrescos sí).

El sistema sin duda no es perfecto, y una de las preguntas que nos plateábamos era la recepción que tendría por parte de entidades como Ecoembes o Ecovidrio. Y, como nos imaginábamos, la acogida no fue muy amistosa, según lo que se publica en la prensa. Sin embargo, la nueva Ley de Residuos, aprobada recientemente por el Senado (el 22 de junio de 2011), ve con buenos ojos este sistema, aunque no apuesta definitivamente por él, dejándolo solo como una posibilidad de desarrollo posterior voluntaria para las Comunidades Autónomas.

El sistema en funcionamiento, en Pamplona.

Ahora mismo, la asociación se encuentra de “gira” por varios puntos de la geografía española, mostrando el sistema a los usuarios, con una acogida muy espectacular: en los 11 días que estuvieron en Madrid, recuperaron más de 25.000 envases. Si quieres seguirlos en su #RetornaTour, coge tus latas y botellas y acércate a Valencia, Palma de Mallorca, Capdepera, Ibiza, Barcelona, Bilbao, Sevilla o Madrid.

El SDDR en el #RetornaTour, 4.6 out of 5 based on 5 ratings