Las graveras son explotaciones para la extracción de materiales detríticos granulares, arenas, gravas y cantos en la zona aluviales de los ríos. Las arenas y los cantos rodados se encuentran poco cohesionados, por lo que las labores de arranque se efectúan directamente por equipos mecánicos. En ocasiones, los materiales están en contacto con los acuíferos infrayacentes, empleándose entonces otros equipos mineros como  las dragas dando lugar a la posterior formación de lagunas.

Debido a la falta de regulación de éstas extracciones en el pasado existen muchas huellas de este tipo en los cauces de los ríos, algunas de ellas han sido restauradas para intentar devolver la funcionalidad original del espacio, o rehabilitadas para conseguir un nuevo uso.

Las zonas inundadas tienen varias alternativas de recuperación, aunque la opción más viable desde el punto de vista económico y ecológico es conferirle un uso como humedal. Con el paso del tiempo estas lagunas artificiales pueden acoger distintos tipos de especies animales y vegetales de gran interés; si a esto le unimos la dificultad para devolver estas zonas húmedas a su estado inicial (rellenarlas con materiales adecuados) resulta bastante viable convertirlas en lagunas.

En España tenemos claros ejemplos de este tipo de restauración que en ocasiones se han convertido en ecosistemas de referencia. A continuación nombraremos algunos:

Lagunas del Parque Regional del Sureste: Estas lagunas, fruto de la explotación continuada de las terrazas fluviales en los años 70, se han convertido en un símbolo del Parque. Algunas se han restaurado para darles un uso social o recreativo: las Madres en Arganda (que fueron utilizadas como vertedero), el Raso enVelilla, el Campillo en Rivas, Las lagunas de la Presa del Henares, la laguna de San Martín de la Vega, otras todavía están pendientes de actuación como la famosa “laguna del aceite” de Arganda que ha sido víctima de vertidos incontrolados.

Gravera “El Puente” de Holcim: La gravera El Puente es una explotación de minería a cielo abierto adaptada a los nuevos tiempos. Basada en un modelo de planificación en la explotación de áridos, ha sido rehabilitada en las zonas ya explotadas, y sus lagunas fueron declaradas Zona Especial de Protección para las Aves en 2008. Ha recibido numerosos premios por la gestión ambiental de la explotación, y por el esfuerzo en la revalorización del espacio para la zona.

Cañada de los Pájaros. http://www.guiaespana.com.es/

Laguna ” Cañada de los Pájaros“: Fruto de la iniciativa privada, esta antigua gravera abandonada cerca de Doñana se convirtió con el esfuerzo de sus nuevos propietarios en un santuario para las aves que actualmente está dentro de la Red de Espacios Naturales de Andalucía, y se dedica a la investigación y educación ambiental.

Zabalgana http://info.elcorreo.com/

Parque de Zabalgana: Muy cercana al núcleo urbano de Vitoria Gasteiz se encontraba este espacio compuesto por un bosque y gravera con un alto grado de degradación que se rehabilitaron para dar lugar a un Parque para uso recreativo y que se convirtió en el origen del Anillo Verde que ahora tiene una de las Capitales Verdes Europeas.

Graveras de Almenara (Río Tormes): Este espacio es un ejemplo de la importancia de la Custodia del Territorio en la restauración de espacios, en este caso la restauración se llevó a cabo fruto del acuerdo de los propietarios de esta antigua gravera con la Fundación Tormes-EB.

Seguro que conoces muchos más espacios de este tipo en tu Comunidad Autónoma, anímate a compartirlos comentando el post.

De la recuperación de estos espacios degradados por la actividad extractiva, y de otros espacios afectados por diferentes actividades humanas con un alto impacto ambiental hablaremos en el curso Restauración ambiental de espacios degradados.

Restauración ambiental: De gravera a humedal, 5.0 out of 5 based on 3 ratings